La transferencia de conocimiento en la 'sociedad de plata'

Nos encontramos en un contexto en el cual comenzamos a ser conscientes del cambio generacional que se está produciendo en el planeta y que se caracteriza por el incremento de la población envejecida, relacionado con el aumento la esperanza de vida de las personas. Si nos centramos en el caso español, los casi 83,5 años de media hacen que sea uno de los países con mayor esperanza de vida a nivel mundial. Y esto es solo el principio.

La transferencia de conocimiento es una de las claves fundamentales para la sociedad del futuro

Un reciente estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en colaboración con el Imperial College London, la Universidad de Northumbria y la Universidad de Washington estima que en 2030 la población de algunos países desarrollados superará los 90 años.

Esta situación, novedosa para todas las sociedades, está haciendo que surjan nuevas oportunidades tanto en el ámbito económico como en el científico. En el campo de la investigación social, la nueva línea que está surgiendo va ligada a la ‘sociedad de plata’, que aborda este nuevo paradigma demográfico al que debemos prestar atención ya que el desarrollo futuro depende de cómo se aborde en la actualidad.

Como se afirma en este artículo de Mayores UDP, medio especializado de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España, ‘La Economía que viene es de plata’, con el incremento de la población envejecida surgen nuevas oportunidades que deben ser abordadas desde una perspectiva multisectorial, involucrando a todos los agentes sociales.

Así pues, desde nuestra entidad nos parece interesante hablar de ‘sociedad de plata’ para referirnos a este nuevo paradigma social. Ante esta novedosa situación, se debe desarrollar un modelo de sociedad sostenible en el que se persiga una mejor calidad de vida de las personas mayores, para garantizar su independencia el mayor tiempo posible o incluso alargar su esperanza de vida.

La importancia que comienza a adquirir el envejecimiento en nuestra sociedad ha hecho que en el campo de la investigación social empecemos a hablar de la ‘transferencia de conocimientos’, que incorpora el saber a una cadena de valor de la que se obtienen rendimientos económicos, sociales, profesionales, etc., en vez de ‘transmisión de conocimientos’, que busca la mera publicación, divulgación o enseñanza.

El nuevo paradigma social ha hecho que comencemos a hablar de una 'economía de plata' para referirnos a las oportunidades que nos brinda el envejecimiento de la población

Este paradigma emergente está empezando a visibilizar la necesidad de atención al cambio demográfico en los diferentes programas de investigación europeos (Horizonte 2020) y nacionales, contemplando el reto “Salud, Cambio Demográfico y Bienestar”. En el caso de Andalucía, la recién aprobada Ley de Servicios Sociales  pone de manifiesto cuestiones como la promoción de investigación e innovación social, la promoción de la autonomía personal de las personas usuarias y su empoderamiento.

En la Fundación Ageing Lab sabemos que la transferencia del conocimiento es una de las claves fundamentales para la sociedad del futuro. Por esta razón, hemos puesto en marcha una serie de mecanismos que se alinean con dichos elementos: Living Lab Social y el Modelo de Envejecimiento Digno y Positivo (EDP).

Living Lab Social se basa un modelo de ‘open innovation’, innovación abierta, que aporta un entorno de la vida real donde se promueve la opinión de la persona mayor en el diseño y rediseño de productos, servicios e iniciativas destinadas a este segmento de población, pasando a ser protagonista, y dejando de ser actor pasivo.

Otro de los proyectos que llevamos a cabo en Ageing Lab para la puesta en valor de buenas prácticas para que la intervención vaya más allá, trabajando para un envejecimiento Digno y positivo, es el Modelo EDP. Este planteamiento plasma e invita a abordar el envejecimiento de la población desde la necesidad de replantearse la intervención en base a unos principios y criterios, y con el objetivo de que las personas mayores puedan tener la oportunidad de un desarrollo vital apropiado.

En Ageing Lab trabajamos para crear una sociedad para todas las edades

Cuando se habla de transferencia de conocimiento hay un concepto que es muy importante destacar y que es uno de los principios que rigen el Modelo EDP: la investigación colaborativa. En este canal de intercambio de ideas es muy importante la participación de los centros de estudios y universidades, la industria, las instituciones gubernamentales y las empresas especializadas, así como la involucración de la sociedad. Estas relaciones y transferencias de conocimientos conducen a nuevas oportunidades que ayudan a mejorar la calidad de vida de las personas.  

En Ageing Lab trabajamos por la transferencia del conocimiento y el establecimiento de sinergias que aglutinen todas las iniciativas de mejora en todos los campos, que involucren a los agentes sociales para impulsar acciones que mejoren la calidad de vida de las personas y poder así crear una sociedad para todas las edades.

La necesidad del abordaje multisectorial del envejecimiento

Inmersos en plena revolución demográfica donde la mayoría de la población se encuentra en una fase de envejecimiento, el campo de la investigación ha centrado en los últimos años todas sus indagaciones en este segmento de la población.

Como se señala en el estudio realizado por el IMSERSO La participación social de las personas mayoresla incorporación de la sociedad envejecida en otras dimensiones como fuente de participación social es necesaria para que se visualice la realidad de las personas mayores y su aportación a la sociedad”. Y es que como venimos indicando desde nuestra entidad, las personas mayores son una fuente de valores, que ayudan a enriquecer a las nuevas generaciones a través de su sabiduría y experiencias.

 

No solo se han producido cambios en el campo científico, desde las administraciones y campos sociales también se han realizado grandes avances.

Como explica en una entrevista para el diario ABC Mariano Sánchez, profesor del máster en Gerontología de la Universidad de Deusto, “desde las instituciones se está haciendo un esfuerzo por integrar a las personas mayores en el día a día de la sociedad y cada vez hay mucha más sensibilidad para prestar atención en positivo a este colectivo”. 

Es necesario que en todos los segmentos de la sociedad se aborde el hecho de que la población envejece y que se trate desde una perspectiva multisectorial. Todas las áreas, no solo la social y la sanitaria también la tecnología, el turismo o la economía, tienen que trabajar por incorporar en sus líneas de actuación e investigación, la situación demográfica real que vivimos en países como España.  De esta manera, el concepto de ‘persona mayor’ cambiará en el imaginario colectivo y comenzará a percibirse de una forma más positiva en toda la sociedad.

Los menores son el colectivo que más sensibilidad tienen hacia las personas mayores

Este cambio de paradigma se ve reflejado, en primer lugar, en las personas mayores. Estamos consiguiendo que nuestros mayores puedan gozar de un envejecimiento digno y positivo. Al involucrarlos en las diferentes áreas de la sociedad, su autoestima aumenta, sintiéndose más útiles y manteniéndose más activos, por lo que la esperanza de vida de la sociedad se alarga.

Gracias a esto, ha surgido un sector que está reportando grandes beneficios: la llamada Economía de Plata. La Unión Europea (UE) define este término como “el conjunto de oportunidades relacionadas con la transición demográfica que significa el envejecimiento poblacional y las necesidades específicas del mercado de las personas mayores a 50 años”.

Hemos experimentado un cambio en los mercados, pues estos se están centrando cada vez más en desarrollar actividades y en ofrecer oportunidades que van enfocadas a las personas mayores. Como indica la UE “las personas mayores representan tanto una fuente de conocimiento y trabajo como un importante sector de consumo, no solo de productos sino, fundamentalmente de servicios tradicionales – asistencia social, salud o transporte adaptado – y nuevos servicios adaptados a nuevas necesidades”.

Integrar a las personas mayores en todos los sectores de la sociedad hace que ésta sea más feliz

Entidades como Ageing Lab han sido promotoras de una visión positiva del envejecimiento, abordando este desde una perspectiva multisectorial, haciendo visible la necesidad de trabajar el envejecimiento desde aquellos sectores que influyen en la calidad de vida de las personas.

En 2013, la Fundación andaluza nació con el objetivo de investigar el campo de la innovación social sobre envejecimiento y conseguir crear una sociedad para todas las edades, en la que las personas mayores se vean reconocidas y puedan alcanzar una vida mucho más autónoma. 

La Fundación andaluza Ageing Lab presenta su modelo EDP en octubre en el III Congreso Iberoamericano de Telesalud y Telemedicina de Colombia

El modelo de actuación especializado EDP parte de la premisa del envejecimiento como oportunidad de desarrollo vital para las personas mayores.

Lucía González, gestora de Innovación y Proyectos en Ageing Lab, expondrá la ponencia ‘El Rol de la Tecnología en el Envejecimiento Digno y Positivo’. 

Puedes descargar la nota de prensa haciendo click aquí.

 Jaén, 31 de julio de 2017. Ageing Lab, fundación andaluza y red especializada en creación y transferencia de conocimiento en Envejecimiento, es una de las organizaciones invitadas a participar en el III Congreso Iberoamericano de Telesalud y Telemedicina y I Congreso Mundial Unadista en Ciencia, Tecnología e Innovación en Salud. Se trata de un encuentro profesional, que se celebra en Bogotá (Colombia) durante los próximos días 4, 5 y 6 de octubre, organizado por la Asociación Iberoamericana de Telesalud y Telemedicina (AITT) y la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD).

En concreto, en este Congreso intervendrá Lucía González, gerente de Proyectos en Ageing Lab, que presentará su ponencia ‘El Rol de la Tecnología en el Envejecimiento Digno y Positivo’ para abordar el modelo EDP, un sistema de actuación que parte de la premisa del envejecimiento como oportunidad de desarrollo vital para las personas en edad avanzada.

Este modelo de trabajo especializado se aplica en la actualidad en servicios relacionados con los cuidados a las personas mayores y considera que la actividad tecnológica debe ser transversal e inherente a cada servicio, tanto en el uso de la tecnología como a la hora de facilitar el acceso a la persona usuaria. Según Lucía González, “hay una infinidad de ejemplos prácticos de esta metodología, como la domótica, que garantiza la adecuación del entorno a sus necesidades, el uso de herramientas informáticas para el ocio y la comunicación familiar, la teleasistencia o sistemas adaptados para entrenar capacidades físicas o cognitivas que mejoran patologías, entre otras. Y no solo dirigidas a personas atendidas, sino también a profesionales, como el data mining, que explica comportamientos en base a distintos patrones”.

De esta manera, Ageing Lab, que concurre a este evento internacional junto con los españoles Luis Martínez y Macarena Espinilla, investigadores de la Universidad de Jaén, pondrá su foco en este congreso en el envejecimiento demográfico de la población mundial, un aspecto clave según la OMS (Organización Mundial de la Salud), que estima que la población mundial con más de 60 años de edad se duplicará entre los años 2000 y 2050. Este hecho coincide además con los 17 objetivos planteados por Naciones Unidas en la ‘Agenda 2030 para el desarrollo sostenible’, donde se hace especial hincapié a elementos de actuación ya destacados dentro del modelo EDP.

 

III Congreso Iberoamericano de Telesalud y Telemedicina y I Congreso Mundial Unadista en Ciencia, Tecnología e Innovación en Salud

Este encuentro profesional, enfocado a los avances de la ciencia, la tecnología y la innovación en salud a partir de desarrollos y aplicaciones de la Ingeniería y las TIC, contará con ponentes internacionales expertos en este ámbito de actividad que darán a conocer distintos programas y modelos de atención médica integral. Entre sus objetivos se encuentra la promoción de la telemedicina en Iberoamérica con el fin de generar un e-Health Cluster en Colombia en 2020.

La colaboración de la fundación andaluza Ageing Lab con Colombia emana del proyecto internacional H2020 Remind, cuyo objetivo es la creación de una red internacional e intersectorial para facilitar el intercambio de profesionales en el desarrollo de tecnologías dirigidas principalmente a personas con demencia.

 

Sobre Ageing Lab

Ageing Lab es una fundación andaluza creada en 2013 con el objetivo de convertirse en referente en innovación social sobre envejecimiento. Surge de la inquietud de profesionales del ámbito de la empresa y la Universidad por construir una sociedad para todas las edades en un contexto de cambio social, que tiene como características más significativas el envejecimiento de la población y el incremento de la esperanza de vida de las personas.

Ageing Lab tiene vocación de integrar y transferir conocimiento, de establecer sinergias, de aglutinar iniciativas, de apoyar la profesionalización y mejora competencial de las personas que trabajan en torno al envejecimiento y de impulsar acciones empresariales responsables para que la vida de las personas mayores sea más autónoma.

Envejecer, un destino común

Esta expresión, acuñada por el antropólogo Silvio Aristizábal, resume la esencia de nuestro recorrido tanto individual como en sociedad. El proceso de envejecimiento ha sido considerado tradicionalmente como un problema, una fase que debe minimizar su protagonismo en el entorno. Esta percepción resulta cada vez más alejada de una realidad que muestra todo lo contrario. En este sentido, según los datos del Instituto Nacional de Estadística, España ha batido en 2017 un nuevo récord de envejecimiento, con una proporción de 118 personas mayores por cada 100 menores de 16 años.

Los avances médicos, tecnológicos y las políticas sociales y sanitarias han logrado que la esperanza de vida en nuestro país se sitúe en 83,2 años de media, una cifra que se prevé aumentará hasta los 90 años en el 2030. Este alargamiento de la vida crea nuevas necesidades de consumo dentro de lo que los expertos han denominado ‘Economía de Plata’, una expresión que hace referencia a los productos y servicios que estos sectores mayoritarios de la población consumen.  

Hasta hace poco, el incremento de la esperanza de vida no significaba una mejora de sus condiciones. Por ello, desde la Fundación Ageing Lab presentamos en 2016 el modelo de Envejecimiento Digno y Positivo (EDP). Este documento reúne tanto un marco teórico como ejemplos de buenas prácticas dirigidas hacia el envejecimiento positivo, más allá del proceso asistencial. 

En el Modelo EDP de Ageing Lab destacamos ejemplos de buenas prácticas dirigidas hacia el envejecimiento positivo

Siguiendo el modelo EDP y el concepto de ‘Economía de Plata’, en Ageing Lab consideramos importante aplicar cambios en ciertos sectores destacados que incluyan a este grupo generacional como agentes activos del nuevo surgimiento económico.  

  • El diseño: las personas mayores deben estar contempladas a la hora de idear un edificio, una zona pública e incluso los propios hogares. El diseño del mobiliario, la eliminación de las barreras arquitectónicas y el acondicionamiento de los espacios son algunas formas de hacerlo. En el sector de la logística, los medios de transporte adaptados a favorecen su movilidad e independencia. Según el Informe Mundial de la OMS sobre la prevención de las caídas en personas mayores, cada año se producen 37,3 millones de caídas graves, siendo los mayores de 65 años los que tienen un riesgo mortal. De este documento se extrae la importancia de la prevención y adaptación del entorno para reducir estos accidentes y sus consecuencias.
  • Tecnologías: el uso de apps móviles, ordenadores, ‘wearables’, sistemas inteligentes y redes sociales pueden integrar a este grupo, ofreciéndoles una progresiva incursión en su funcionamiento y considerando una utilidad más intuitiva. Las aplicaciones de la telemedicina son un ejemplo de éxito en este campo.

 

Los dispositivos 'wearables' cada vez ofrecen más funcionalidades a las personas mayores

  • Empleo: existen políticas dedicadas a incluir perfiles ‘senior’ en entidades de carácter público y privado conscientes del potencial de las aportaciones de la persona mayor a los equipo de trabajo. Con ello se evita su exclusión del mercado y sociedad, estando presentes en la toma de decisiones.
  • Educación: las iniciativas y programas para la convivencia entre grupos intergeneracionales se encuentran en aumento, ya que favorecen las relaciones de cooperación y una mejor concepción del envejecimiento entre los jóvenes. Por otro lado, la formación a lo largo de la vida es algo cada vez más presente.
  • Salud: uno de los puntos principales de la ‘Economía de Plata’. Desde la sanidad se han de abarcar tanto aspectos de la prevención de las dificultades asociadas al envejecimiento, como favorecer los cuidados y terapias necesarios para paliarlas. Con ello se trata de fomentar situaciones en las que la persona mayor pueda disfrutar de un estado de salud ideal durante el mayor tiempo posible.
  • Turismo: viajar es clave para la socialización. Las personas mayores que viajan presentan una salud física y mental mayor. Una forma de incluir a las personas mayores en el turismo es el programa +55 de Macrotour, que ofrece hoteles, rutas y opciones culturales adaptados a las necesidades de las personas mayores. Esta iniciativa recibió el premio Senda en la categoría de Turismo y Ocio. Puedes ver el vídeo de presentación del proyecto en el siguiente vídeo haciendo click en la siguiente imagen:

A medida que se vayan desarrollando estas propuestas se conseguirá una mejora en la calidad de vida de las personas mayores. De esta manera se podrá alcanzar un envejecimiento digno y positivo, un destino al que toda la sociedad está abocada. Algunas de estas medidas se ven reflejadas en nuestro Living Lab Social, herramienta que permite la participación activa del usuario final en el diseño y rediseño de productos y servicios en distintos ámbitos de la vida diaria. 

El arte de envejecer… ayudado por los ambientes inteligentes

Cuando somos niños queremos ser grandes, cuando somos jóvenes tenemos la percepción de que nada cambiará y que la vejez es un mito, pero cuando nos convertimos en personas mayores, es cuando realmente comprendemos las etapas de la vida y añoramos nuevamente ser jóvenes. En (Tobar, 2015) una cita dice, “cosa extraña es eso de envejecer, tan extraña que a menudo nos cuesta creer que la vejez nos pueda sobrevenir igual que a los demás...”. Envejecer es un arte, es algo que debemos preparar, todos lo vamos hacer y mientras más digno sea este proceso mejor será, es una cita y va a cumplirnos a todos. Envejecer es una etapa que se debe desarrollar de forma digna y positiva, como lo sostiene la fundación Ageing Lab (Aguilar et al, 2016), envejecer en algunas culturas te hace más importante, más sabio, como en la descripción de las personas mayores de la comunidad de Kunta Kinte en el libro de Raíces (Haley, 1978), donde son las personas mayores los guías y sabios de los que se puede aprender más; son personas que los años y la experiencia de la vida les han enseñado mucho y ese saber que guardan es invaluable, y se podría aprovechar para mejorar nuestra sociedad. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se proyecta que a futuro la población de personas mayores crecerá a nivel mundial, el número de nacimientos será menor que el de personas mayores, situación que obliga a pensar seriamente en esta etapa futura o presente de nuestra vida.

 

La tecnología bien utilizada puede ayudar hacia una vejez digna y positiva

Desde una perspectiva tecnológica, envejecer es una oportunidad para mejorar nuestro futuro; jóvenes o mayores, utilizamos el ordenador para acceder a Internet, chatear, escuchar música, comunicarnos con personas, jugar, trabajar y hasta para enamorarse. La tecnología bien utilizada hace el mundo más entretenido y activo, y puede ayudar hacia una vejez digna y positiva. Hoy se está trabajando en los denominados ambientes inteligentes (AI), que son entornos donde la tecnología esta dispuesta para la personalización de espacios físicos y ambientales, los cuales pueden hacer la vida de una persona más agradable. Los AI simulan entornos para atención a niños y personas mayores principalmente, pero que implementados en el hogar o en centros de atención son una herramienta valiosa para atender de forma oportuna a una persona. Imaginemos por ejemplo que una persona mayor ha olvidado apagar el horno, en un AI, el sistema informará a la persona la situación presentada y sino hay respuesta, enviará a la familia o a una persona registrada, la alerta de lo que esta sucediendo. Lo mismo sucederá en comportamientos inusuales de la persona mayor. Los AI pueden estar equipados de sensores, sistemas informáticos y otros elementos que ayuden a la persona mayor, buscando no atentar la intimidad de las personas ni que se conviertan en simples elementos de vigilancia, sino que sean sistemas que ayuden al buen vivir, permitiendo manejar de forma familiar el espacio en donde se vive, indicando cosas que quizá ahora con la edad se han olvidado, alertando cuando se corra peligro y que personalicen el manejo del espacio físico, el cual se considera hogar.

Los ambientes inteligentes son una herramienta valiosa para atender de forma oportuna a las personas

La Fundación Ageing Lab y la Universidad de Jaén por España, la UNAD por parte de Colombia y 13 organizaciones más a nivel de Europa, están trabajando en un proyecto denominado REMIND [1], donde se investigan temas de envejecimiento, AI, y otros temas de actualidad mundial, con el fin de ofrecer mejores expectativas de vida en un futuro cercano que comienza desde ahora. El reto es trabajar en equipo, investigar desde diferentes perspectivas, todo para hacer nuestra vida mejor y llegar a un envejecimiento digno y positivo, todos estamos invitados, la cita tarde o temprano nos llega.

[1] Proyecto financiado por la Unión Europea para investigación e innovación bajo el programa de Marie Sklodowska - Curie No 734355.

Sixto Enrique Campaña B.  - UNAD Colombia

Desde la Fundación Ageing Lab agradecemos la labor desempeñada por Sixto Enrique durante su estancia en nuestro equipo e implicación en el mismo y deseamos que sea el inicio de una productiva sinergia en pro del envejecimiento positivo.

Referencias:

Aguilar, T., Carrillo, A., Grande, M., Bonachela, R., Romero E. & González, L. (2016). Modelo EDP – Envejecimiento Digno y Positivo. Cuaderno 0. Cuidados. Ageing Lab. Jaén – España.

Haley, A. (1979). Raíces, trad. Rolando Costa Picazo, Madrid, Ultramar Ediciones.

Facebook
Twitter
Linkedin
Blog People on the Planet