Las grandes oportunidades económicas del envejecimiento de la población

La tendencia que predomina en los últimos años en el panorama mundial es habitar en un entorno, que nunca antes se había producido, donde predomina una población envejecida. Esto se debe a una serie de circunstancias que, unidas a los importantes y rápidos avances actuales, han logrado que las tasas de mortalidad y natalidad se presenten con niveles realmente bajos.

Este hecho, que afecta a todas las regiones del planeta, propicia que se esté produciendo una revolución demográfica que afecta a multitud de ámbitos, tanto económicos como sociales, induciendo a las personas a cambiar su forma de vida y de trabajo. En pocos años, se asistirá a una reestructuración de la sociedad que repercutirá en las pirámides demográficas futuras, de tal forma que la base estará compuesta por un menor porcentaje de hombres y mujeres jóvenes y un elevado número de personas mayores, que aumentarán su presencia considerablemente.

Estos niveles tendrán distintas consecuencias, en mayor o menor medida, dependiendo de la zona geográfica. En este sentido, los países desarrollados envejecerán más rápido y sus habitantes de mayor edad aumentarán en un 70%. Para el año 2030, la esperanza de vida en estas zonas aumentará de forma ininterrumpida, sobre todo en el caso de las mujeres. En cambio, los países menos desarrollados verán su censo poco afectado, ya que las personas en edad de trabajar aumentarán al mismo ritmo que las de mediana edad, equilibrándose así la balanza

En los próximos años, la población mayor de 50 años aumentará de forma considerable

La oportunidad de una población envejecida

Así pues, actualmente, las personas mayores de 50 años son cada vez más numerosas a nivel mundial y, por ello, surge la preocupación por parte de algunos economistas de una inminente ralentización del panorama económico debido a un menor crecimiento de la inversión, una baja productividad y escasa mano de obra. 

Estas opiniones contrastan con recientes estudios que han realizado varios investigadores de la Universidad de Boston y del Instituto de Tecnología de Massachusetts, donde se encuentra una relación directa entre el envejecimiento y el crecimiento económico, aunque este vínculo no es tan directo cuando hablamos de países con elevados ingresos por parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). 

La razón por la que se produce esta relación entre envejecimiento y crecimiento económico parece estar en la tecnología. Según los investigadores, al encontrarse las empresas con trabajadores de mayores edades, estas tienden a invertir en tecnología para mejorar la productividad.

Además, argumentan que, al existir un menor volumen de personas en edad de trabajar, se observa una mayor demanda y, por tanto, aumentan los salarios. Este aumento de costes para las empresas las lleva, de nuevo, a realizar inversiones para mejorar la productividad y sacar mayor partido a su equipo humano. Por tanto, esta mejora en el rendimiento laboral compensará el escaso crecimiento económico del sector de población de mayor edad que tenderá a producirse.

Por otro lado, el aumento de la edad poblacional genera un efecto positivo en términos de política sanitaria. Los países con ingresos medios o bajos tenderán a mejorar en aspectos relacionados con la salud, llegando a la tan esperada cobertura sanitaria universal. Dado que, al vivir más años, se va a depender económicamente del gasto público durante más tiempo, los países con una salud pública óptima tendrán mayores niveles de actividad profesional durante más tiempo. Por tanto, las previsiones de una mayor esperanza de vida pueden ayudar a los gobiernos a mejorar sus inversiones sanitarias.

 

Según investigadores y expertos, existe una relación directa entre el envejecimiento y el crecimiento económico a nivel mundial

 

Más edad, pero con mejor calidad de vida

Ante la inevitable realidad demográfica, se plantean nuevas situaciones en respuesta a estos cambios. De esta forma, se crean nuevas directrices de empleo, nuevas formas de trabajo y tendencias económicas que atienden las necesidades planteadas por una sociedad longeva que, gracias al apoyo de entidades como Ageing Lab, fundación andaluza especializada en creación y transferencia de conocimiento en envejecimiento, crece de manera saludable y digna.

Uno de los objetivos principales de esta fundación es mejorar la vida de las personas mayores para dotarlas de una mayor autonomía, lo que dará lugar a un sector de consumidores emergente con nuevas demandas y necesidades a cubrir que beneficiarán a la economía y a todos los agentes económicos mundiales. 

Facebook
Twitter
Linkedin
Blog People on the Planet