La necesidad del abordaje multisectorial del envejecimiento

Inmersos en plena revolución demográfica donde la mayoría de la población se encuentra en una fase de envejecimiento, el campo de la investigación ha centrado en los últimos años todas sus indagaciones en este segmento de la población.

Como se señala en el estudio realizado por el IMSERSO La participación social de las personas mayoresla incorporación de la sociedad envejecida en otras dimensiones como fuente de participación social es necesaria para que se visualice la realidad de las personas mayores y su aportación a la sociedad”. Y es que como venimos indicando desde nuestra entidad, las personas mayores son una fuente de valores, que ayudan a enriquecer a las nuevas generaciones a través de su sabiduría y experiencias.

 

No solo se han producido cambios en el campo científico, desde las administraciones y campos sociales también se han realizado grandes avances.

Como explica en una entrevista para el diario ABC Mariano Sánchez, profesor del máster en Gerontología de la Universidad de Deusto, “desde las instituciones se está haciendo un esfuerzo por integrar a las personas mayores en el día a día de la sociedad y cada vez hay mucha más sensibilidad para prestar atención en positivo a este colectivo”. 

Es necesario que en todos los segmentos de la sociedad se aborde el hecho de que la población envejece y que se trate desde una perspectiva multisectorial. Todas las áreas, no solo la social y la sanitaria también la tecnología, el turismo o la economía, tienen que trabajar por incorporar en sus líneas de actuación e investigación, la situación demográfica real que vivimos en países como España.  De esta manera, el concepto de ‘persona mayor’ cambiará en el imaginario colectivo y comenzará a percibirse de una forma más positiva en toda la sociedad.

Los menores son el colectivo que más sensibilidad tienen hacia las personas mayores

Este cambio de paradigma se ve reflejado, en primer lugar, en las personas mayores. Estamos consiguiendo que nuestros mayores puedan gozar de un envejecimiento digno y positivo. Al involucrarlos en las diferentes áreas de la sociedad, su autoestima aumenta, sintiéndose más útiles y manteniéndose más activos, por lo que la esperanza de vida de la sociedad se alarga.

Gracias a esto, ha surgido un sector que está reportando grandes beneficios: la llamada Economía de Plata. La Unión Europea (UE) define este término como “el conjunto de oportunidades relacionadas con la transición demográfica que significa el envejecimiento poblacional y las necesidades específicas del mercado de las personas mayores a 50 años”.

Hemos experimentado un cambio en los mercados, pues estos se están centrando cada vez más en desarrollar actividades y en ofrecer oportunidades que van enfocadas a las personas mayores. Como indica la UE “las personas mayores representan tanto una fuente de conocimiento y trabajo como un importante sector de consumo, no solo de productos sino, fundamentalmente de servicios tradicionales – asistencia social, salud o transporte adaptado – y nuevos servicios adaptados a nuevas necesidades”.

Integrar a las personas mayores en todos los sectores de la sociedad hace que ésta sea más feliz

Entidades como Ageing Lab han sido promotoras de una visión positiva del envejecimiento, abordando este desde una perspectiva multisectorial, haciendo visible la necesidad de trabajar el envejecimiento desde aquellos sectores que influyen en la calidad de vida de las personas.

En 2013, la Fundación andaluza nació con el objetivo de investigar el campo de la innovación social sobre envejecimiento y conseguir crear una sociedad para todas las edades, en la que las personas mayores se vean reconocidas y puedan alcanzar una vida mucho más autónoma. 

Facebook
Twitter
Linkedin
Blog People on the Planet