Envejecimiento activo, ¿cómo trabajan las instituciones para garantizarlo?

Somos conscientes de que el envejecimiento es un proceso que afecta a toda la población. El panorama demográfico actual al que se enfrenta nuestra sociedad requiere de una serie de medidas que den respuesta a las necesidades de las personas mayores por parte de las instituciones, garantizando así una mejor calidad de vida.  

En los últimos tiempos, los mismos organismos públicos han comenzado a desarrollar las iniciativas necesarias para abordar este paradigma, poniendo en valor la figura de las personas de edad y asentando las bases de un correcto envejecimiento activo. 

Desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de España se está llevando a cabo el programa 'Ciudades Amigables'

Dentro de este marco, instituciones como la Fundación Ageing Lab, han adoptado un modelo de intervención de envejecimiento que fomenta que las personas de edad aporten valor y tengan protagonismo en todos los sectores de la sociedad.

Para entender estas actuaciones, hay que indicar qué se entiende por el término de envejecimiento activo. Como indica la Organización Mundial de la Salud en su Informe Mundial sobre el Envejecimiento y la Salud es “el proceso de optimización de las oportunidades de salud, participación y seguridad con el fin de mejorar la calidad de vida a medida que las personas envejecen”. El envejecimiento activo no ha de verse solo como una política de acción derivada de la necesidad de adaptarse al cambio demográfico, sino como una oportunidad de transformación que genera nuevas coyunturas que enriquecen a la sociedad actual.

A nivel estatal, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha desarrollado un plan de actuación autonómico que fomenta aquellas iniciativas que están relacionadas con el desarrollo de las Ciudades Amigables, donde las personas mayores son las principales protagonistas.

Todas las instituciones deben trabajar conjuntamente para afrontar los retos que plantea el envejecimiento de la población

En Andalucía, la Ley de Servicios Sociales 9/2016 de 27 de diciembre  que garantiza la atención y protección de las personas mayores, se están llevando a cabo diferentes iniciativas como el Plan Andaluz de Autonomía Personal, que posibilita integración social de las personas de edad y fomenta su autonomía personal, evitando situaciones de desarraigo a través de los centros, viviendas y residencias especializadas en la atención a personas de edad repartidos por el territorio

Además de este proyecto, en la región existen diferentes organismos públicos que ayudan a cambiar la visión que se tiene sobre el envejecimiento. Desde la Junta de Andalucía se han creado diversos organismos como el Consejo Andaluz de Mayores, que a su vez coordina a los Consejos Provinciales. Estos tienen las funciones de cooperar y promover el desarrollo de programas, actividades y campañas informativas y de divulgación relacionadas con las personas mayores, de velar y representar sus intereses ante las entidades públicas y privadas, o promover el desarrollo de la participación social de los usuarios en la prestación y control de calidad de los servicios y centros, entre otras actuaciones.

Todas estas iniciativas que tienen el objetivo de mejorar las condiciones de vida de las personas mayores son el nexo en común de los diferentes agentes y profesionales que llevan a cabo las iniciativas con el fin de crear una sociedad que integre a todas las personas de diferentes edades.   

En la Fundación Ageing Lab apoyamos la profesionalización y mejora competencial de las personas que trabajan en torno al envejecimiento e impulsamos aquellas acciones responsables para que la vida de las personas mayores sea más autónoma.

Facebook
Twitter
Linkedin
Blog People on the Planet